domingo, 10 de diciembre de 2017

Familia y hogar. Semana 13 -14 -15

Semana 13

Finalmente la fiebre y los vómitos desaparecieron en 24h y todo volvió a la normalidad.

Sigo teniendo un embarazo muy tranquilo.

Si no fuera porque llevo pantys de embarazo para no oprimir la tripa, no notaría grandes cambios en la ropa. De todas maneras, ya se intuye una curva que supongo que empezará a crecer en las próximas semanas.

Yo sigo con la nívea y el aceite de bodyoil de bella aurora.

El pecho ya viene muy justo en los sujetadores que tengo. Tendré que buscar alguna marca que haga copas F…

La casa sigue igual.

Estamos esperando presupuestos de los diferentes oficios.

Lo que sí que nos ha llegado es una chimenea de vapor de agua que hemos estrenado en Moncofa pero que colocaremos en el pilar principal de la nueva casa como elemento decorativo.
Lo encontré por Westing a mitad de precio que en tienda física y no me pude resistir.

Ni calienta ni quema, pero te deja embobada mirando las “llamas” que se crean gracias a las luces y el vapor.

Esperamos empezar pronto las obras porque se nos echa el tiempo encima para poder hacer toda la reforma y, aunque no pasa nada si se retrasa, sería genial recibir al/a la retoño en el nuevo hogar.


Semana 14

Semana de relax post virus fugaz. El lunes pasado no pude ir a trabajar porque aún tenía unas décimas de fiebre y, aunque con el paso del día mejoré, me vino genial descansar y pasar el día en cama.

Y pocas novedades más.

Hemos quedado con un fontanero para ver todo lo que tenemos que modificar y terminar y seguimos esperando presupuestos varios.


Semana 15

Y ahora sí. Tú. Ella. Por fin lo sabemos.

Parece ser que cumplirás los gustos de todos los que te esperamos y serás una niña.

Ya lo decía el calendario chino y, los chinos, de estas cosas saben mucho. Con mi edad y el mes de concepción pronostican el sexo que tendrás.

Me apetece que seas niña.

Por mi parte somos 4 hermanas y yo siendo la mayor, estoy acostumbrada a ver crecer a pequeños bichillos femeninos.

Por parte de papá dos hermanos  ningún coletero que poner… puedes imaginarte cómo se ha puesto de contenta tu abuela cuando lo ha sabido…

Ahora toca decidir nombre.

No lo tenemos nada claro.

No nos gustan ni muy largos ni monosílabos.

Tampoco los típicos ni los estrambóticos.

Podríamos seguir con la saga de las flores, pero ninguno de los que quedan por usar nos convencen.

Ha llamado nuestra atención Melisa, pero lo dejamos en duda.

El nombre que ya hace tiempo que nos ronda por la cabeza es Abril.

Dos sílabas. Igual en castellano que en valenciano, mes de primavera, del libro, de nuestra boda y si te adelantas un poco, de tu nacimiento.

Es complicado el tema de elegir un nombre para una persona que lo usará toda su vida.
Lo veo como una responsabilidad muy grande.

De todas maneras me voy haciendo a la idea de que esas responsabilidades recaerán sobre papá y mamá mientras crezcas y que el nombre, solo será una más de todas esas decisiones importantes que nos quedan por tomar.

Seguiremos dándole vueltas.


La visita ginecológica genial. Ya se te ven muy bien las manitas y de momento, solo me has hecho engordar un kilo doscientos gramos.



domingo, 3 de diciembre de 2017

Familia y hogar. Semana 10-11-12

Semana 10

Semana intensa. Un gran puente con boda incluida, una analítica de por medio y tres días de fiesta.
Menos mal que aún me cabía el último vestido que me compré.

La verdad es que noto poco la sensación de embarazo. Lo que sí que he tenido que cambiar es el tema pantys.

Aunque no haya más tripa de la que ya tenía eso de ir muy comprimida no me hace mucha gracia.

Los avances logísticos de amazon prime me las trajeron a casa en 48h.

La bendición de las compras por internet para los que vivimos en pueblos como yo.

La analítica requiere de una ecografía que me tengo que hacer la semana que viene para que salgan los resultados, así que tocará esperar.

Y en cuanto a la boda… ¡pues aguantamos hasta el final!

Mucha  comida y muchas risas. Puertos de montaña de la sierra de Mariola bajados y subidos por equivocación y cuentos contados a media noche sobre ranas, charcas, lobos y niños.


Semana 11

Nos han dado los resultados de la prueba genética. Todo ha salido muy bien. Tienes muy pocas probabilidades de tener síndrome de Down. 1/10.000 y muchas menos de tener síndrome de Edwards o Patau 1/100.000. Todas las mediciones de la ecografía son correctas y en principio no habría que hacer ninguna prueba más.

Aun así, todo el mundo habla del test prenatal no invasivo y de su casi total fiabilidad frente al triple screening que me han hecho que tiene una fiabilidad del 85%.


Semana 12

Igual que te anunciaste a bombo y platillo con vómitos y fiebre, ya parece que les has cogido el gusto al tema y nos recuerdas que terminamos el primer trimestre y empezamos el segundo con el mismo taraná.

Justo al cumplir el domingo de comienzo de la semana 13 fiebre, vómitos y malestar.

Ya veremos cómo va pasando la semana… Esta ha sido movidita.

Fiesta de Halloween en casa del cari Iván. Lo pasamos genial. Todo muy tematizado y con una performance que nos salió redonda.

Sinceramente eché un poco en falta tomarme alguna copa de vinito.


Al día siguiente fuimos a Cocentaina. Visitamos la feria de todos los santos con 671 años de historia. La feria de las ferias. Desde tractores a tómbolas, pasando por zocos, artesanos, atracciones, zona tecnológica y rincones gourmet.


domingo, 26 de noviembre de 2017

Familia y hogar. Semana 8-9

Semana 8

Empezamos la semana con visita ginecológica.

Dice que estás enorme y que puede que tengas una semana más de lo que pensamos.

Todo está correcto.  Mamá ha pasado la toxoplasmosis, la varicela y todas aquellas enfermedades que pueden preocupar durante el embarazo así que podrás alimentarte con todo tipo de alimentos. Incluido el jamón o el pescado crudo previamente congelado. Aunque creo que intentaremos no abusar de estos alimentos.

La ginecóloga nos ha contado que asiste los partos en Valencia, con lo que hemos buscado otra clínica ginecológica porque para tu padre es mucho más cómodo que nazcas en Castellón ya que su cole está allí. A mí también me apetece más. Siempre vamos al Jaume I para cualquier cosa y fue allí donde nos enteramos de tu existencia.

Así que dos días después nuevo ginecólogo. Esta vez hombre.

Volvimos a verte en ecografía  y oímos de nuevo los latidos de tu corazón. ¡Para lo pequeñ@ que eres cómo suenas!

Este médico sí que me ha mandado unas pastillitas para la tiroides, que me salía un poco alterada y unas vitaminas de estas de embarazada que llevan un poco de todo.

Así que hemos dejado de tomar el ácido fólico con vitamina D (Ovusitol D) por las mini pastillitas tiroideas y el Gestacyn embarazo.

El jueves lo dije a mi super equipo de trabajo y a las brujitas del Pio XII.

¡Me parece que se va a saber rápido, rápido! Y más cuando el viernes, después de unos días con picores al orinar, decido ir al médico y en la sala de espera nos encontramos con una de las mejores amigas de la madre de Jorge y su hija.

Con que hayan estado un poco atentas habrán escuchado a la recepcionista darnos la enhorabuena.
Y, efectivamente, infección de orina. Antibiótico. No es lo más recomendable pero peor es una infección mal curada.

Después de dos sobres en 48h han desaparecido los picores y síntomas.



Semana 9

Empezamos la semana con empezar a contar tu existencia al mundo.

El miércoles, después de una cocope, lo conté a todos mis compañeros de trabajo.

Se supone que eres de grande como una uva y, aparte de seguir con las molestias de los olores (no me dejas ni fregar, ni hacer la colada, ni cambiar las sábanas…) y de que el calor pese a que entramos en octubre no se va, no he notado grandes cambios.

A partir de ahora vamos anunciándote en grupos y quedadas.

Aprendemos sobre la marcha. La gente me habla de la minicuna, el cojín de lactancia, la trona… y todo es nuevo para mí.

Pero vamos... en cuestión de compras aprendo rápido.


No te preocupes.




domingo, 12 de noviembre de 2017

Familia y hogar. Semana 5-6-7

Semana 5
Esta semana teníamos que verte por primera vez. El jueves era la fecha de la visita pero un dolor en la tripa como de tirones de puntos en el bajo vientre me hizo llamar a la ginecóloga para que el lunes me hiciera un hueco en su consulta.

Eres un puntito blanco diminuto y tienes prevista tu llegada el 4 de mayo según la médico.

Me ha dicho que está todo genial. Me has estabilizado todas las hormonas y la analítica ha salido perfecta.

He pasado la varicela, la toxoplasmosis y no me ha prohibido comer nada.
Bueno, el alcohol, aunque yo ahora bebía poco… pero si quiero puedo comer jamón.
También nos dijo que congelar la carne o el pescado a muy bajas temperaturas es como cocerlo pero vamos… prefiero que Jorge me haga sushi sin pescado en casa.

El martes se enteraron tus abuelos paternos y el tío Javi entre macarrones en la casa de la playa y el viernes mediante la analítica leída por Violeta tu abuela y tías maternas que se quedaron alucinadas.

Me dejas agotada y tengo sueño a todas horas.

Los pechos los tengo duros y veo las estrellas solo rozarlos levemente.
Espero que pase pronto…

Mañana empieza el curso con niños y tengo que coger fuerzas para poder con todo…

Vamos a por la semana 6!



Semana 6-7

Esta semana ha sido tranquila en cuanto a embarazo se refiere.

La rutina en el colegio y las mil historias que ocurren en el despacho me hacen tener la cabeza en mil sitios a la vez.

Lo que sí que es verdad es que estoy muy cansada después de comer y siguen las náuseas antes los olores más insignificantes. Pero lo llevo bien. Aún vamos solo por la mañana a trabajar y me permite hacer buenas siestas después de comer aunque Jorge diga que es merendar por comer a las 15'30h...


Lo de los pechos no tiene nombre. Cada vez están más sensibles y pesan más. Es la sensación de, aunque parece que no han aumentado, el tamaño que tienen está repleto al 100%. Como un pecho siliconado pero en este caso repleto de los futuros conductos que transportarán y producirán la leche.


domingo, 29 de octubre de 2017

Familia y hogar. Semana 4

En paralelo a todo lo que te he contado se ha ido creando tu hogar.

Y es que parece mentira que el destino haya sido tan caprichoso pero, desde que en enero decidimos cual iba a ser nuestra ubicación han habido problemas con las tasaciones, líos de financiación, dudas existenciales y un viaje a Japón entre medias. Todo esto hizo que firmáramos una hipoteca y una escritura un 8 de agosto rodeado de eclipses lunares, noches de risas en la playa y mucho, mucho papeleo.

Con llaves en mano y miles de renders hechos por tu papá, que es muy obstinado y manitas con todo aquello que le emociona, encontramos la imitación perfecta al micro cemento en una fábrica al lado de casa.

Nunca una imagen de internet había estado tan cerca como una tienda de construcción de toda la vida en Almenara.

La serie Foster integrará nuestro hogar.

Sabiendo lo que conlleva terminar una casa por dentro, todo lo que hay que tener en cuenta y que la mamá se embarcó en un carro el año pasado de responsabilidades, datos y preocupaciones educativas y legales en la cabeza, decidimos quedar con un chico que, no me digas por qué, me dio buena vibración desde el principio yerno de una compañera de trabajo.

Tenemos claro lo que queremos y cómo lo queremos pero con la dirección de un colegio ya tengo bastante y no me apetece tomar las riendas de una dirección de obra.

Así que 25 de agosto, después de vomitar todo el chino que comí con Vero  y las cervezas y el morro que me hice con Nere y Jose el día anterior  y 37’5º de fiebre, quedamos con Eliseo para concretar qué necesitábamos de él.

Algo raro me pasaba. Sentía angustias y sudores. Me tomé una horchata pero desapareció de mi cuerpo nada más llegar a casa.

Me tumbé en el sofá pero la fiebre no paraba de subir.

Te anunciaste a bombo y platillo.

Empapada de sudores, en pleno 25 de agosto y con dos horas delirando en la sala de espera de urgencias, pensaba que un virus o unas malas digestiones del día anterior estaban haciendo mellas en mi cuerpo.

Gente poniendo reclamaciones ante la impotencia de la enfermedad y la espera, mareos varios y mucha, mucha agua.


Analítica de orina.
Una hora más de espera. 39º de fiebre y una sala abarrotada de gente.

Resultados. Médico sudamericana. Y la noticia. Ni reaccioné.

Un gotero de paracetamol en una sala llena de recuerdos intensos que me hizo dejar el estado de delirio febril para darme cuenta de que la cosa iba en serio y tú eras yo y yo siempre seré tú.

Llegamos a casa.

Terminé el discurso que iba a leer en la boda de Mireya y Óscar y mi cabeza era un caos de ideas y sensaciones al compás de un ensayo ya programado del trío de cuerda formado por tu padre y amigos y  que tocaría en la boda. Ensayo en mitad de nuestra calle y yo sin poder brindar champagne con los vecinos.

Esa noche supe que iba en serio y que 2018 me traería otro carro y unas llaves para crear un hogar y una familia unida. A la vez.

Porque si algo nos enseña la vida es que nada se puede planificar.

Simplemente pasa y debemos disfrutar de ello.


Atémonos los cinturones. 2018 viene con curvas.



domingo, 22 de octubre de 2017

Familia y hogar. El inicio.

A ti que aún no sabemos tu nombre, que no sabemos tu sexo.

No sabemos si sientes o no sientes, si estarás o no estarás pero aun así, te lo dedicamos a ti.

Porque nos parece increíble que seas. Nos parece increíble que vengas y, aunque me hayas obligado a dejar la cerveza, el vinito y el sushi nos pareces algo tan nuestro e increíble que me obligaría a comer col hervida todos los días si fuera necesario.

No pensábamos que llegarías tan pronto. Nunca hubiera imaginado que nos enteraríamos de tu existencia un día antes de la boda de nuestros amigos Mireya y Óscar, sin parar de vomitar, con 39 de fiebre y en la sala donde murió tu abuelo.

Porque fue el lugar donde te supimos y será el lugar donde te veremos.

Porque los médicos te anunciaron y ellos te traerán.

Porque hay tantas coincidencias en el proceso que asusta solo de pensarlo.

Porque según nuestros cálculos tendrás la proporción áurea en tu esencia y, pese a que de géminis hubieras tenido muy buena vida, creemos que vas a ser tauro de pura cepa.


Bienvenid@ a tu proceso de ser. Bienvenid@ a tu camino de estar.




domingo, 11 de junio de 2017

Seis años sin Paco Martí. Mi primer año de dirección.

¡Hola papá!

No sé ni por dónde empezar… tantas nuevas cosas que contarte que hace un año ni nos planteábamos…

Escribirte a ti, a Pedro, es como hacer una evaluación anual de todo lo ocurrido. Una reflexión de las cosas vividas y de las que me quedan por hacer.

Y sí, Violeta consiguió entrar en medicina. Es una cabezota de la vida, ya lo sabes. Pero no hay mayor fuerza que  el empeño y de eso ella iba sobrada.

Marga termina este curso magisterio.  Cada vez es más complicado acceder al trabajo docente y el número de personas válidas y bien preparadas sigue subiendo año tras año. Pero ella es una artista, ya lo sabes. Seguro que consigue lo que se proponga.

Iris termina la educación secundaria obligatoria… qué pronto la dejaste… es tan joven aún… Son edades complicadas en las que muchas veces no se ha decidido el camino escogido para seguir con la vida.

Lo más importante es no estancarse y crecer. Aprender de los baches, las caídas, los errores y rectificar. Levantarse, avanzar y mejorar. Siempre se puede cambiar la trayectoria. Si nos quedamos quietas nunca sabremos qué escoger. Esfuerzo y ganas. Nada más.


Y creo que lo que voy a contarte ahora te sonará a locura aunque ya te lo comenté en “El carro,el viento y la barca”.

Estoy en el mismo puesto que tú hace seis años.

Porque nos dejaste siendo director y ahora lo soy yo.

No sabría qué contarte de todo este año escolar. Ha habido tantas cosas nuevas… No se puede llegar a saber lo que es hasta que no se vive en primera persona.

Que te voy a contar…

Momentos de agobio, de incomprensión, de incredulidad, de prisas, de tensión, de reflexión, pero también de alegrías, de retos, de unión, de creatividad, de consensos y de amistad.

Porque si en un año una cosa me ha quedado clara es que todos tenemos que dejar de mirarnos a nosotros mismos para empezar a mirar a los demás.  Dejar de tener ideas individuales para crear movimientos grupales a mejor.

Por desgracia, nunca me contabas nada de estas cosas en casa… no tenía ni idea de la cantidad de información que puede llegar a albergar la cabeza  durante el día a día.

Nunca terminas. ¿Cómo lo hacías tú?

Hoy termino el curso de formación para nuevos directivos en la educación.  Unas cuantas horas de escucha atenta y reflexión que legalmente te acreditan para ejercer la labor directiva.

Pero la verdadera acreditación pasa por la práctica. Como en todo.

Tenemos unas leyes de gestión, de funcionamiento, de responsabilidades… totalmente desfasadas.  A lo largo de estos meses me he dado cuenta que muchas de las cosas que creía obvias y que tenía claro que mejorarían notablemente el sistema educativo no se pueden hacer porque la ley te tiene encorsetada.

Somos un mundo global. Necesitas centros abiertos, personas abiertas, respetuosas, reflexivas. Necesitamos uniones y consensos. Puentes y conexiones nacionales e internacionales que nos ayuden a mirar con los ojos de los demás el mundo.

Porque realidades hay tantas como seres conviven en una comunidad educativa.

No lo haré ni mejor ni peor que nadie. Simplemente haré lo que pueda. Tengo muchas ganas de fomentar un buen ambiente, de consensuar las decisiones, de apostar por el bien y la confianza y dejar atrás los malos rollos y las incomprensiones.

Pero es más difícil de lo que imaginaba.

Nunca llueve a gusto de todos.

Y eso nunca se podrá cambiar.

Da igual el trabajo que sea. Lo hablamos mucho en el día a día del aula. No solo importa el resultado final. Lo importante es haber vivido un proceso formativo y de crecimiento con discrepancias y acuerdos para sacar adelante cualquier proyecto.

Y eso les pedimos a nuestros alumnos. Y eso nos pide nuestra sociedad. ¿Estamos preparados? Todos tenemos virtudes y defectos que nos hacen únicos e irrepetibles, nos ha tocado trabajar juntos. Nos ha tocado mejorar juntos.

Hagámoslo.

Pensemos en positivo aunque a veces parezca imposible, confiemos y escuchémonos.

Puede que estemos diciendo lo mismo y no nos hayamos dado cuenta.

Y así, de este primer año me quedo con el descubrimiento de las miles de cosas invisibles para cualquier maestro o maestra que se deben hacer y controlar para que todo funcione correctamente.

Todo el mundo puede hacer pero hay que dedicarle mucho tiempo (demasiado) y ponerle muchas ganas (nunca suficientes).

Me quedo con haber compartido con gente de mi alrededor las ganas de mejorar día a día y reír y sufrir juntos.

Me quedo con todas las personas que han llegado a mi vida y me han demostrado que los cambios se deben intentar poco a poco e intentar dar sin esperar nada a cambio. Simplemente por mejorar el mundo.

Y sobre todo me quedo con la reflexión de saber que el dialogo y la empatía es la única manera de avanzar.


Muchas gracias papá por haberme hecho tomar la decisión de coger el camino por el que ahora avanzo.

Me llevará cuatro años. Iré contándote a ratitos.

Puede que en el trayecto haya nuevas bifurcaciones.

Intentaré escucharte.


Un abrazo enorme.




Tu surtido Cuétara.