viernes, 15 de mayo de 2015

4 años sin Pedro San Martín

Hola amor,
¿Cómo estás? Espero que pasando menos calor que por aquí abajo. El verano ha llegado de repente. Espero que no sea así hasta fin de curso.

El lunes recibí un libro. Sales en la portada. “Pequeño circo” se llama. Es un recopilatorio de vivencias y anécdotas de los que vivisteis los primeros años del indie en España. ¿Cómo no ibas a estar? De seguir aquí serías uno de los principales narradores del libro.

No lo he leído entero pero el destino quiso  que al abrirlo por primera vez me topara con una foto de “la buena vida”. Como hecho adrede, el marca páginas de regalo estaba marcando la página 215. Vuestra historia. Esa historia truncada por muchos vaivenes de la vida que cuentan muy bien tus compañeros de grupo y que se rematan en un apartado final del libro.

“Buenos planes mal dispuestos”. Buen título para el episodio final en el que te perdí. Te perdieron todos. Pero yo te perdí. Perdí nuestros planes, nuestras metas, nuestras confidencias y las ganas de compadecer a la gente que no piensa dos veces las consecuencias de subirse a un coche sin estar en condiciones de conducir.

Me enfadé mucho. Maldije vuestra decisión. Te insulté con todas mis fuerzas. Lloré. Odié los hábitos de exceso. Investigué. Nadie sabe realmente lo que pasó. Pero la culpa fue vuestra. Fuisteis idiotas totales. Os quedaba mucho por vivir. Mucho por contar. Mucho por dar. Y nada.

Ahora nada.

Se acabó.

Sigo con mi vida.

1460 días dan para mucho.

Trabajo en Nules. ¿Te acuerdas? viniste a verme un  5 de mayo de 2007. En Nules, ese día, me besaste por primera vez.

Sabes que la educación de adultos era mi pasión. 2009, 2010 y 2011 seguirán siendo los tres años que profesionalmente habland, mejores recuerdos me dieron. No puedo decir lo mismo a nivel personal. Me dejaste.

Soy tutora de quinto. Niños y niñas preadolescentes que necesitan cariño y comprensión. Me encanta. Creo que dentro de la educación primaria quinto y sexto están diseñados totalmente para mí.

Flipped clasroom, lecturas dialógicas, ABP, gamificación, educación emocional… Este año estoy totalmente sumergida en la adquisición y puesta en práctica de todas las nuevas metodologías que están aflorando. Porque sí, en general la educación necesita un cambio. Y radical. Te asombrarías en ver cómo ha avanzado la tecnología en estos cuatro años que no estás. ¿Y el colegio tiene que vivir de espaldas a eso? Es una locura no renovarse.

He reabierto la biblioteca del cole. Sabes que siempre he sido una loca de la lectura. De pequeña envidiaba a la bibliotecaria del pueblo por pasar tantas horas entre libros y ahora, soy yo la que doy envidia. Deberías ver como ha quedado. Super bonita.  Después de muchísimas horas de trabajo ha quedado un espacio nuevo. A los niños les encantaría que abriera todos los días. Siempre está llena. A ver si lo consigo para el curso que viene. Incluso la asociación de padres ha invertido parte de su presupuesto en abastecerla de álbumes ilustrados, libros pop up, libros juegos…

Como ves, motivación no me falta.

Con Jorge también estoy genial. Le quiero. Es un poco cabezota pero se puede soportar. Nos compenetramos muy bien. Me cuida, me comprende y sé que también me quiere. ¡Ah!  Y ha mejorado más aún si cabe la técnica de elaboración de menús japoneses. Te hubiera caído bien. Estoy segura.
La semana que viene salen los destinos definitivos del concurso de traslados de maestros. Tiene muchas posibilidades de dejar Reus y volver a casa. Si todo sale bien, el próximo año será época de nuevos cambios.


Pese a todo, te echo de menos.

De vez en cuando huelo tu perfume. Nunca me había parado a pensar lo evocador que puede ser un aroma. Lo que transmite. Creo que incluso más que las palabras y las imágenes. Te vienen a la cabeza tantos recuerdos… Te dejaste el bote entero.

Te dejaste todos los instantes vividos en esa esencia.

Aún uso tu cartera.

 Y aún pienso que, aunque la vida a veces parece ser una mierda, los que aún estamos en ella tenemos la obligación de aprovecharla, de disfrutarla y de ser felices.

Al final sólo queda eso.

La felicidad.

Espero que tu alma lo esté siendo allá donde estés. No dejes que un cambio de estado de tu materia destruya tu ser. Eres especial.  Cuídate. Yo también lo haré.


Siempre recordándote,



Tu Little Rosy.




6 comentarios:

  1. Me has fet emocionarme.

    Un bessot molt gran


    Olga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies Olga. És la meua teràpia. Un abraç

      Eliminar
  2. Hace muchos anos escribi una pequena historia que se parece a la tuya y pues me conmueve y me causa mucho sentimiento tus palabras y tu manera de expresarte , es increible como el carino a una persona que ya no esta en nuestras vidas siga presente en esencia a pesar del tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. No es fácil perder a las personas que quieres, y menos de repente. Un beso grande

      Eliminar
  3. Hola Rosa! Vi tu comentario a Ana Fernández y me pasé por tu blog.
    Me encanta la forma que tienes de transmitir las cosas. Aunque ojalá no tuvieras que contar algunas historias, lo cierto es que has sabido llevarlo de la mejor manera que se puede llevar una perdida. Seguro que no ha sido fácil.

    Por otro lado, felicitarte como docente. Los niños y futuros adultos serán mejores personas con maestras como tú.

    Te deseo mucha felicidad y que sigas con esa sonrisa que tanta alegría transmite.

    Ha sido un placer leerte y seguro volveré a pasar por aquí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me explico cómo no me he dado cuenta de tu comentario hasta ahora. Es verdad que tengo esto un poco paralizado pero me ha hecho muchísima ilusión leerte. Sí, cuando apareció la noticia del accidente de la pareja de Ana recordé todo lo que pasé en esos momentos y, aunque es un personaje público y le escribieron miles de personas, me decidí a dejarle mi granito de arena para sobrellevar los momentos difíciles.
      Muchísimas gracias por tus palabras. Alegra saber que con palabras puedes llegar a tocar corazones desconocidos. Besos!

      Eliminar